Entradas

5:19 am, 1ro de mayo

5:19 am
El ruido me despierta. El ruido del helicóptero que se pasea a una altura poco prudente. Spotlight. Algo buscan. Mis primeros pensamientos son de preocupación. Algo pasó y está pasando. Es muy temprano. Trato de acostarme nuevamente. Tengo que estar descansada, hoy será un día largo, pero será un buen día. 
6:38 am
Sigue el ruido. Ya me levanto y me doy una larga ducha. Estiro mis músculos con pesas. Preparo el desayuno. Noticias. Leer rápido. Celular cargado, pequeña cartera de cintura. Pelo amarrado, pañuelo en bolsillo, poco maquillaje, cero accesorios, gorra para el sol, lo necesario. Hoy salimos a marchar. Hoy dejamos el miedo en la esquina de la cama. Hoy es el principio de un estado de sitio. De estar alertas. De combatir desde lo imposible. Hoy el miedo no tiene cabida aunque nos estemos cagando encima. El hambre crece como una enfermedad. La pobreza es cada vez más evidente.
10: 15 am
¿Se puede quitar tanto? Un rótulo lo confirma: "Nos han quitao tanto, que nos …

Pausa para escribir

Comencé este blog hace muchos años ya. La vida ha sido paradójica: diferente e igual. Comenzó como una aventura que no esperé durara tanto. He compartido ideas, sueños, proyectos, poesía, fotos, sin sabores, felicidad y muchas rabietas... En fin, fragmentos cotidianos de la vida de una mujer. Mujer artista y diseñadora con graves problemas de ansiedad, depresión, incertidumbre y una terrible tristeza infinita. Pero también con una cabeza loca,  creativa, inquieta, volátil, única. 
Y aunque ya no soy la misma que comenzó a escribir aquí, de alguna manera, lo sigo siendo, menos soñadora quizás.  
En los últimos dos años, ante una crisis económica severa y aniquilante, después de varias pausas, tomé la decisión de continuar escribiendo con el enfoque de documentar mis luchas y mis oscuridades por más profundo que fuese el sentimiento. De ahí los diarios que se destruyen y construyen. 
Escribir es un acto vulnerable. Escogí este acto personal y público para de alguna manera rescatar a la que…

Diario de la limpieza: el eco

Imagen
A estas alturas el mundo entero debe saber que las mudanzas me destrozan. Sigo preguntándome porqué. Es normal que la gente pobre se mude (los adinerados viajan), es normal el cambio de casa, de barrio, de escuela, de todo. En mi cabeza científica, no puedo evitar compararlo con el caos, con las nébulas, con el cataclismo de una estrella o galaxia en agonía. Agonía y nacimiento. Morir y transmutar. Desorden. Polvo. Caos. Ecos.¿Lo que más me duele de las mudanzas? El eco. La resonancia que queda en los espacios vacíos que alguna vez llenó la vida. Eso, el vacío. Hay algo terriblemente doloroso en las memorias que habitaron los espacios. Memorias de libros. Memorias de lluvia. Memorias de pájaros. Memorias de huellas humanas en los pasillos. Memorias de papeles acumulados en las esquinas. Hay algo que ya no será más. No de la misma forma. No del mismo modo. Algunas, nunca más.Quizás es mi debilidad por la melancolía natural de mi espíritu, que todo duele. Quizás es mi modo de ver y sent…

Diario de la limpieza: lo encontrado

Imagen
No es raro lo encontrado en las mudanzas.  De hecho, es habitual. Es como un portal en donde lo expuesto se oculta y viceversa. La costumbre te hace olvidar lo existente. La misma manera de ver. Hasta que el golpe de cambio se presenta. 
No había olvidado mi pequeña colección de zines. La sabía presente.  Pero no la había visto desde hace tanto. Y así llenita de polvo la volví a leer y ver. Es de lo poco que conservo. Es de lo poco que seguirá conmigo. Es de lo poco que estará en mi lista de crear. 
Aún no estoy en condiciones de darle espacio a nuevas ideas. Mucho pasando ahora. Mucho ruido. Inestabilidad absoluta. Mucha oscuridad. Sin rumbo y perdida. Derrotada en todo. A la deriva. 
Por lo pronto colecciono fotos, sonidos, palabras, sinónimos, sombras y muchos, muchos espíritus. 

Diario de la limpieza: lo material

He logrado avances. Vendí mis dos libreros. Regalé y regalo mi biblioteca. Todos los libros de hacer libros. Todos los libros de historia. Todos los libros de cuentos. Todos los libros de literatura. Por ahora me quedé con la poesía y Paul Klee, algunas cosas que aún siguen conmigo.  Estoy vendiendo mi mesa de ferias, marcos, herramientas, materiales. Me quedo solo con lo imprescindible, por ahora. Lo poco. Lo que merezco. 
La ropa. Los zapatos. Las carteras, la joyería creativa también se van. 
Aprendo a despegarme. Aquí hay mucho dolor. Mucho peso. Dolerse desde el vacío es limpiarte de lo que ya no serás. Es morir de una manera consciente. Y en todo esto el alivio es medicinal. Lo pierdo todo. Pero está bien. No espero lo nuevo. No se si llegará. Todavía el miedo me detiene. Sí, volvió y aquí está, me acompaña. 
Buscar entre los escombros de mi caos y destrucción me ha hecho volver a ver, creo que nunca lo he dejado, la fotografía como una forma de contar y guardar lo escondido en mi …

Diario de la limpieza: lo interno

No hay limpieza mas ardua, ésta de lo interno. Abrirse como una casa vieja. Ver el polvo incrustado en los rincones. Los sueños podridos. La risa obsoleta. Los deseos de algo mejor estancados en enredaderas de memorias. Todo junto. Pasado y presente. No hay hueco para el futuro. Y así este cuerpo se abre, para limpiar la mugre pegada. Una radiografía vieja y sucia de la persona que una vez soñó que podía lograr cosas. 
Claro que un atisbo de resentimiento se resquebraja en la piel. La memoria es activa recordándome lo perdedora que he sido. Claro que una terrible melancolía se asoma por mis ojos. Nublados ojos. Nublados y derrotados. 
Pero allí, en plena penumbra es que empieza mi limpieza. Descartar las ideas viejas y que no se ajustan a mi. Descartar la lista de la vida. Esa que los adultos se empeñan en marcarte con el carimbo de un camino trazado solo a la luz de sus prejuicios y privilegios cuando eres niña. 
Casa. Viajes. Marido. Estudios. Hijos. Negocio. Exito. Retiro. Felicidad. …

Diario de la limpieza: empezar

Imagen
Todo rompió conmigo. Ahora empieza la limpieza. Me toca a mi romper con todo. Después de la oscuridad solo queda recogerte, limpiarte como puedas, purgar los escombros, desechar, aún doliendo el afecto, todos tus bienes. Lo que eres, lo que fuiste, lo que quedó después de rendirte. 
Eso. Que el primer paso para limpiar es rendirte. 
Y pienso en esa historia de Job. La mía será diferente. Ya las cosas buenas no llegarán. O mejor es decir que no las espero. 
Nada espero. No puedo. Hay mucho que recoger y quemar y limpiar. Mi orden, al menos, ya empieza.

diario del odio: la última página

Imagen
La realidad es que no sé si será la última página. Por ahora, termino mis diarios del odio. Comienzo uno nuevo. No es que me sienta mejor, aunque de alguna manera si. Esa es la ventaja de tocar fondo, lo único que puedes hacer aparte de llorar y maldecir, es ir levantándote poco a poco. 
No tengo que decir que mis días y noches en las pasadas semanas han sido nefastas. De sobra sé cuánto duele el alma golpeada. Rumiar y llorar como un animal herido. Hasta que te rompes. El tiempo pasa y hay días en que rumiar y gruñir es todo el lenguaje existente. 
La cura entonces es tocar fondo, bien abajo, bien perdida en tu propia oscuridad, a veces peligrosa. 
Solo así, en esa muerte lenta y oscura, es que vas vaciando, soltando, vomitando todo lo que no sirve. Te rindes, ya bien abajo, porque no hay fuerzas... solo para dormir. 
Y eso hice. Olvidarme de todo, duele el quiebre, créanme duele. Hubo días que solo podía dormir porque ni la comida ni la realidad soportaba. 
Solo quería acurrucarme en la …

diario del odio: la ternura escondida

Imagen
A veces creo que me gusta lo incomprensible, es decir, "a veces" tiene vicios de siempre. 
Lo incomprensible no es necesariamente lo que no entiendo. Lo incomprensible es un lenguaje antiguo, que nació conmigo, en mis átomos y células. Y se viste de voces que vuelan en las mañanas, voces de pájaros que anuncian algo que aún no sé. 
Quizás, lo incomprensible tiene mucho de ternura escondida entre los pliegos que van armando el conjunto de pequeños actos de magia, como el salitre que se siente en el viento mañanero. 
El ojo, esa voluntad propia y rebelde que mira y ve lo que se le antoja. Ver y mirar no es lo mismo. Eso es obvio, pero no para muchos. Lo obvio es el paisaje que ciega. 
A veces, se me antoja inventarme cuentos extraños para salir a cazar preguntas: dónde es mi norte. dónde y en qué espacio me siento perdida.
Y comprendo que desde este cuerpo roto y quebradizo, ahí, justo detrás de la rabia y el odio, se esconde una ternura dolorosa, algo así como una espina transpare…
Hoy, todo tiene ganas de llorar-
la primavera

Diario del odio: hay

Imagen
hay paisajes tan de siempre hay sombras como nombres hay puñados de ojos juntándose hay bocas hechas fuego hay sangre desde la saliva hay de tanto y hay de nada  hay mordidas que vuelan como susurros hay llantos escondidos en las piedras  hay horas iguales debajo de un barco  hay salidas sin adioses... y hay dolores inmutables  todo para deshojar las mariposas

Diario del odio: NO

La respuesta de la Uni es NO. Ya me lo imaginaba. Una vez más, todas las puertas cerradas. Lo único bueno es que ya me siento libre de la espera y de volver a intentarlo. 
Es obvio que estudiar, terminar mi maestría, está bien lejos de mi alcance. Es algo que debo aceptar. 
El odio crece. La infección es más profunda. Por ahora no hay cura, soy un animal moribundo, abatido, rabioso, herido  de muerte y frustración. 
Mi caída es profunda, supongo que temporera ( dicen ),yo no sé si salga de esta. Odio es lo que me habita, hoy más que nunca, soy hija de las sombras.

Diario del odio: definir

Odio? 
Para curar lo que sea hay que definirlo. Entenderlo. Reconocerlo. Asumirlo. Sentirlo. 
Y en éstos momentos en que la vida me tiene comiendo mierda, arrastrada en el fango de la incertidumbre y la precariedad. En restar mucho más que sumar. En que todo parece patearnos el culo hasta vomitar sangre. Sí, hay mucho de odio y de rabia. Lo entiendes? 
Entonces, cuál es tu pregunta? A qué, le tienes miedo. 
Y para curarlo, lo defino. 
Odio la pobreza, la precariedad de mi madre y de mis hermanos. Los días sin comida, los días sin luz, los días sin agua. Odio porque duele y tú no lo puedes saber. 
Odio la impunidad.  Odio la violencia.  Odio la imposición de una junta que nos tiene agarrados por el cuello.  Odio la ignorancia.  Odio la religión frívola e inquisidora.  Odio todas las formas en que nos están envenenando.  Odio el abandono.  Odio la falta de educación y más escuelas cerrando.  Odio los gringos que compran nuestra tierra y nos obligan a irnos de nuestro País, para luego llamarnos inmigr…

03/07

Hoy, el viento tiene furia...

Marzo

Ya llegaste marzo. Y contigo también llegó la pausa. Seré breve. Ya te imaginarás que la vida me golpea sin parar. Cada vez es más difícil vivir en la Isla. El dinero no alcanza por más que me exponga al sacrificio. 
Estoy cansada.  Necesito silencio.  Necesito parar. 
Nada a mi alrededor fluye. Nada. Había imaginado este mes tan lleno de sorpresas y bondades. Pero lo único bueno que ha pasado es la llegada de las bufandas y cartucheras. Y de nada ha servido esto si todo a mi alrededor es un gran estancamiento. 
Y me rindo.  Ya no puedo más.
He decidido parar para dedicarme sólo al trabajo regular. Hasta que todo esté en orden. Porque ahora más nunca me urge. No puedo más con este sentimiento de abandono y de pérdida. Tal parece que mientras más energía invierto en salir de la mierda más me hundo en ella. Me detengo. Algo debe de andar muy mal. 
Mientras espero por la respuesta de la Uni. me retiraré por unas semanas o meses. Quizás hasta el verano. Me retiro del arte y de sus fundamentos. 
Ne…

lo invisible...

amo lo invisible la grieta frágil  de los cuerpos rotos 
cuerpos... como si de un mundo se tratara lo habitable 
es la nube voluble que voltea apenas en la transparencia que contamina  mis ojos 
éstos ojos de no mirarte en los jamases  éstos ojos adheridos al dibujo misterioso simple fugaz de un diamante conformado  por estrellas  cada noche 
           🔹
🔹                🔹 
          🔹
lo invisible... aún quedan grietas  que amar                                     aún  hay que conformar la vida  de un cuerpo dibujado  en los ojos de la transparencia  adolorida desde  los mundos  desechos  por  la 
i n a g o t a b l e
fuerza de la grieta apenas habitable.  〰
NWPB ©

Los días...

Imagen
• Últimamente estoy empezando a odiar los días bonitos. Porque duelen cómo la estilla de madera enterrada en la carne. 
• También la belleza puede ser asesina. 
• El reloj ya no tiene horas. Todo es lo mismo. No importa si es 9:29 am o si es 11:01 pm. 
• Mientras más esperas por algo más lento y lejano está todo. 
• Cuántas veces tendré que perderme para volver. 
• Los días de sol, los días de lluvia, los días, me trago los días uno igual al otro, el otro igual al siguiente. 
• Es difícil volver, cuando todo está perdido.

Propósitos

Imagen
Esta ilustración es una de las primeras que realicé “profesionalmente” en el 2013, hace cuatros años ya, y sigue siendo una de las imágenes que más impacta al público cuando la vé, sobre todo en persona. En etsy, siempre es una de las que viaja, si pudiera localizar sus viajes en un mapa del mundo (algún haré esta idea) me daría cuenta que su “polen” se ha esparcido por muchos lugares.La hice como un homenaje a las diosas, en singular y en plural, en especial a la diosa de las flores (Xochi). En aquel tiempo buscaba desesperadamente un camino, un “algo” que me ayudara a salir de uno de los tantos episodios de depresión que he padecido a lo largo de mi vida. Sin lugar a dudas soy miembro honorario del club de las chicas tristes y no, no lo digo con orgullo.Las flores, a pesar del odio que algunas feministas le tienen (ya sus razones tendrán), son el elemento natural qué más se asemeja a nuestro sexo. Criaturas que dan vida, que dan alimento, que brindan belleza, sobrevivientes y capace…

Otra vez el azul...

Imagen
A veces y con frecuencia mi ansiedad se toma la potestad de invadirme y me inyecta con la urgencia obsesiva de saber las cosas, es ahí que pierdo el control de mi balance. Esto no es nada nuevo. Pero es ahora que lo veo con claridad. Simplemente que me toma desprevenida y ya saben el resto. 
No duermo bien. Casi nunca. Hay muchos espíritus cerca. Y mis sentidos lo saben y se anticipan. Pero eso es otro cuento. 
En éstos momentos mi ansiedad tiene nombre o más bien procedencia: la incertidumbre. 
Esperar para mí es un suplicio. Sobre todo el tipo de espera que tiene que ver con mis planes y futuro inmediato. Espero por la respuesta de la Universidad en EU. De ahí sabré qué hacer y qué no haré. Es un cambio dramático, cualquiera de las opciones: si es sí o si es no. Ya a éstas alturas no sé cuál es peor. La situación política  en EU me tiene también envuelta en un gran nerviosismo, el perfecto detonante para mi ansiedad. 
Sé que debo ser paciente y esperar. La respuesta ya llegará cuando se…

Febrero blues...

Imagen
Tal parece, que mi espíritu es azul. Del azul profundo y oscuro. Del azul que nace en el punto donde no hay luz, que en realidad la hay, pero aún no llega. Azul profundo. Azul celeste y galáctico. Azul indigo. Azul.
Para qué andar con rodeos. 
Ya no voy a ocultar más el lado oscuro de mi cabeza. No tengo porqué. Acepto mis ansiedades, mis neuras, mis profundas tristezas. 
Enero fué lento y rápido a la misma vez. Y así llegó febrero. A pesar de todos mis azules, estoy tratando de mantenerme en el plan, al menos mientras pueda. Hoy por primera vez en el año me he sentado a hacer joyería. Sigo con mis patrones y actualizando mi tienda Etsy. En marzo (o abril), cuando lleguen las bufandas tengo la idea y la intención de rescatar el "newsletter" para promocionar y compartir mis proyectos. 
Otro proyecto que apenas comienzo es a intentar, una vez más, el compartir mis procesos en pequeños videos, desde Patreon.
Por ahora no quiero ni escribir ni nada. Pero no me puedo dar el lujo…