No somos criminales

Ante la situación social y económica que vive el País, hablar de la crisis es prioritario. Es hablar de frente. Es hablar de lo que nos molesta, reprime, acusa, invade, hunde. Es hablar desde las calles, desde la casa, desde el trabajo, desde el transporte público, desde lo que nos quieren quitar. Quitar, esconder, reprimir son las acciones del gobierno, de los millonarios, de los religiosos. Hablar de la crisis es exorcizar, es aliviar la rabia, el dolor, la incertidumbre, el miedo, el estrés. 

 

Hablar de la crisis no es promoverla, es mirarla de frente y conocerla. Por el contrario, no hablar de la crisis, es la sumisión. Es aceptar las canalladas de quienes están en el gobierno y el poder. No hablar de la crisis es asumir que estamos muertos sin dar una batalla. No hablar de la crisis es ser cómplice de nuestro propio hundimiento.

 

Los cambios en el código penal nos criminalizan, nos marcan como delincuentes, nos reprimen. Y como artista y mujer (las mujeres son las más afectadas en esta situación) no puedo sencillamente No hablar de la crisis. Como artista y como mujer levanto mi voz, para dejar saber que protestar es mi derecho, que si es necesario cubrirme la cara para mi protección es mi derecho, disentir es mi derecho, hablar de lo que nos hunde es mi derecho. 

 

Anoche hice esta ilustración en Krita para los y las estudiantes, para los niños y niñas, para las mujeres y hombres, para la gente que mira de frente. Valentía no siempre tiene que tener una piedra en la mano. Valentía es tomar postura ante una situación que tarde o temprano nos toca y nos marca.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Diario de la incubación: la pregunta

10 pasos para comenzar tu proyecto creativo

Diario de la incubación: septiembre