Diario de la limpieza: empezar


Todo rompió conmigo. Ahora empieza la limpieza. Me toca a mi romper con todo. Después de la oscuridad solo queda recogerte, limpiarte como puedas, purgar los escombros, desechar, aún doliendo el afecto, todos tus bienes. Lo que eres, lo que fuiste, lo que quedó después de rendirte. 

Eso. Que el primer paso para limpiar es rendirte. 

Y pienso en esa historia de Job. La mía será diferente. Ya las cosas buenas no llegarán. O mejor es decir que no las espero. 

Nada espero. No puedo. Hay mucho que recoger y quemar y limpiar. Mi orden, al menos, ya empieza. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Por fin llegas diciembre...

8:13 am

Carta a mi trabajo...