Diario del odio: hay


hay paisajes tan de siempre
hay sombras como nombres
hay puñados de ojos juntándose
hay bocas hechas fuego
hay sangre desde la saliva
hay de tanto y hay de nada 
hay mordidas que vuelan como susurros
hay llantos escondidos en las piedras 
hay horas iguales debajo de un barco 
hay salidas sin adioses...
y hay dolores inmutables 
todo para deshojar las mariposas 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Por fin llegas diciembre...

Carta a mi trabajo...

Diario de la crisis: el llanto