Un nuevo año...


La vida pasa tan rápido y ya comienza un Nuevo año, con caminos ocultos, espejismos que nos ilusionan a seguir lo ya predestinado y destinado a hacer día a día. El destino es nuestro libro que escribimos o no a nuestra manera con nuestras decisiones y circunstancias que nos hacen cambiar los pasos conocidos. No haré la lista usual de peticiones y metas, resoluciones que muchas veces no llegan a ser. Pero algo hay que proponerse al menos para engañarse uno mismo y digo esto porque solo el tiempo dirá cuánto éxito o no logremos con nuestros propósitos. Lo que me propongo es la continuidad de un hilo secreto que voy tejiendo ebra por ebra. Y cuál es la continuidad? Ya ustedes lo saben y es muy sencillo: se llama aprendizaje, continuar experimentando con materiales, ideas, imágenes. Nutrirme de nuevas influencias, nuevos libros, nuevos temas. Ver aún más en lo profundo sin perder o tratar de perder lo que pasa acá afuera. Seguir despojándome de títulos porque quiero ser mi propia guía. No tener miedo de mí y buscarla luz que me guía desde el infinito. Seguir explorando mi entorno, el macro y el micro para seguir creando mi propio lenguaje. Mi lenguaje hablado, escrito, plasmado. Continuaré con mi deseo de salir de dónde trabajo, seguiré con mis sesiones de dibujos diarios, grabados y escritura. Seguiré inventando locuras, cosillas y rarezas. Cuidaré y alimentaré mi imaginario, seguiré amando libros para verlos nacer. Seguiré cuidando de mi cuerpo, de mis orquídeas, de mis pájaros. Seguiré abrazada a la soledad hasta que ya no me duela. Seguiré, esa es la meta para este año. ¡Feliz año 2011!

Comentarios

Entradas populares