20 de septiembre de 2016

Diario de la crisis: el desconcierto

Te viste como el único traje disponible. Te invade. Te carcome. Te subyuga hasta que ya no creer en nada. Nada de lo posible. Nada de lo que cambia. Nada de lo que se sueña. Nada de la nada. 

Empieza con una puerta que se cierra, luego una ventana, luego una posibilidad que muere. La crudeza de que nada funcionará. Nada. Entonces te embarga el vacío. La pérdida. Y te haces el mejor perdedor. La casi casi ganadora. La inutilidad del esfuerzo se evidencia en las horas, en los días, en las semanas que van pasando. Hasta que te conviertes en la misma sombra. Hasta que ya no hay intentos porque ya sabemos lo que ganaremos: más desconcierto y el cansancio de una isla jaula de la cual solo serás esclava hasta morir en el más cruel de los abandonos. 

19 de septiembre de 2016

Diario de la crisis: la pobreza

Una de las cosas que la crisis te enseña es a ver. Todo toma una cristalidad (también te enseña a parir palabras para describir lo sentido) única. Se aprende a ver de muchas maneras. Por ejemplo: se aprende a ver que la pobreza tiene muchas capas. Pliegos que te van llevando. A veces parece muchas, aunque al final sí tiene la misma raíz y esto la hace una. 

La pobreza tiene escalas, etapas, golpes, precariedades, arrinconamientos, dolores, prejuicios...

Lo empiezas a notar en las cosas que vas dejando de hacer ( dejar de ir al cine, al café, a la tienda de materiales de arte, a la librería, etc.) y mucho más en la lista de cosas que ya dejas de comer. 

Va siendo progresiva.

Se trata de cómo, para colmo de los dolores humanos, también te condenan. Es culpa de los pobres que no quieren trabajar. Es culpa del que trabaja no sacrificarse más. Es culpa de quién no tiene plan médico enfermarse. Y así las culpas al final nos hunden y nos marcan con carimbos de prejuicios y odio. 

Siempre es más fácil condenar al que no tiene nada. Siempre es culpa de la mala administración del que trabaja. Siempre el que se enferma es porque no se cuidó. 

Duele en lo profundo. 

Como la burla siempre encuentra el eco de los que viven la buena vida. De los que nunca han pasado un momento de hambre, no por dietas sino porque no hay dinero para comer. 

Vivir la buena vida está bien, tener lo que se ha logrado con el esfuerzo. Lo que no está bien es echar culpas y desprecios sobre las personas que viven en la pobreza. Las que no tienen nada o tienen poco. Las que por más que se esfuerzan no lo conseguirán. 

La pobreza también me ha enseñado a ser creativa. A agradecer enormemente lo poco obtenido. Sí, hay aspectos positivos y muchos aspectos que cansan. A ser más compasiva, a mirar a la gente por lo que son y no por lo que traen puesto. Frecuentemente pienso que la calle también puede ser mi casa, en una de esas vueltas de la vida. 

Lloro como cascadas, y yo que pensaba que se habían extinguido mis lágrimas. 







15 de septiembre de 2016

Cambios y ajustes


Dicen que hay que fluir. Ser flexible. No aferrarse. Ver los cambios como algo positivo. Aprender de las fallas. No tomarlo personal. 

Yo le sumo que también hay que saber identificar cuando algo no es para ti. También aprendo a equivocarme, a seguir la intuición de mis tripas, a ser fuerte, a no mirar atrás. 

Aprendo a identificar en que gastar mis energías. Aún así me equivoco, todo el tiempo a cada momento. Confío demasiado. Tengo muy alto el sentido de profesionalidad. He dicho que no a proyectos, solo por que no me creo capaz de hacerlo. 

Toda esta sarta de cosas, aseveraciones, lecciones y demás actos se mezclan para recordarme que la vida es un ejercicio de amor y paciencia. Y que para lograr algunas cosas hay que ser sobretodo fuerte y paciente. 

Cada mes que pasa le busco el sentido, la lección que se supone esté aprendiendo. Soy, por sobre todas las cosas increíblemente introspecta conmigo misma. Severa muchas veces y para ser franca no entiendo el concepto de la auto compasión. 

Se avecinan muchos cambios. Dramáticos cambios. En una isla embobada en mierdeces que nos llevarán a algo peor que la muerte. Hay temas que he necesitado dejar por unas semanas. Hay temas que duelen años luz de este presente. Trato ferozmente de invocar la locura de creer que hay una especie de certeza para lograr cambios positivos. No digo esperanza. No creo en ella. Creo en lo que se trabaja. En el sacrificio de creer en lo que pones tu pasión y tu ser. 

A veces la ansiedad me gana y el miedo también. Entonces sé que tengo que respirar, dejar ir. Que sea lo que tenga que ser. Correr 6 o 7 millas. Cansar el pensamiento. Cansar el cuerpo. Adiestrarlos a ambos: cuerpo y pensamientos. Adiestrar también las ideas de lo que se supone. Ajustar la realidad y recomponer cuantas veces sea necesario los sueños. 

Y así transcurre mi tiempo. Así me he vuelto resiliente, desiciva, determinada. 
Así me preparo para lo que sea. Así voy tejiendo una vida contra viento y marea. Ya sea aquí en esta isla o en dónde decida irme. 

Hoy por ejemplo, tomé la decisión de cerrar la tienda de Vida. No es para mí. He recibido una gran decepción con esta compañía, su servicio es de mucho pesar.  Debí confiar más en mi instinto. Pero esta bien. Lo reconozco. Tomé la decisión equivocada al abrir el espacio. Pensé que podría funcionar. Al final no pasa nada. Me siento bien. 

Si no nos equivocamos no aprendemos. Estoy pensando en Red Bubble, quizás para finales de año también tome la decisión de cerrarla. Admito que en un acto desesperado por gestionar nuevos espacios para generar dinero me llevaron a ambas plataformas. Vivir con un solo sueldo y tener que limitar tu lista del supermercado no es fácil. 

Ya que importa, se come lo que se pueda. Hay que ver el lado positivo: no aumento de peso. 

También espero hacer unos ajustes en etsy, en mi página web, en FB y así. 

Aún no veo mi futuro y creo que no lo tengo que ver. Basta con decir que mi esfuerzo dará con él un día y desde ahora soy feliz. 


10 de septiembre de 2016

Live



Primer video #live en mi FB

Cuando le dije a Enrique que quería volverme viral, nos reímos como si de un chiste se tratara. Si, a veces salgo con dos o tres loqueras sin sentido. Pero es en serio, lo de volverme viral, no yo, mi trabajo creativo. 

No soy muy fan de FB, me aburro con facilidad. Pero por los motivos de trabajo siempre tengo una alerta de noticias de herramientas de FB. Y después de leer varias veces decidí que haría un par de videos #live. Aquí les muestro el primero, con Peter Griffin de Family Guy de fondo. Ya sé, nada inspirador. La duración fue de 3 minutos y algo mas. Utilicé mi mano izquierda para aguantar el cel y la derecha dibujando. No fue difícil. Para mi sorpresa (y es que no suelo provocar una respuesta inmediata en FB, tengo pocos "amigos" y no suelo publicar a menudo) mis amigos comenzaron a unirse y reaccionar. ¡Y fue super chevere! 

Primera parte del segundo video

El próximo video lo anuncié la anoche antes, para ir #live el domingo en la mañana. Aunque no lo crean tenía nervios (why!!!?), bueno aquí hablé, fui guiando y explicando un poco lo que estaba pintando y haciendo. Esta vez, no Peter Griffin, solo música y sonidos ambientales. Y la cámara del celular estaba apoyada sobre una herramienta super eficaz. Despues de un rato la conexión falló y terminó abruptamente la grabación. Nada volví a conectarme y terminar la pintura en acuarela. 


Segunda parte del video

Me sentí bastante satisfecha con lo logrado, apenas mis primeros pasos para convertir mi trabajo viral. Conquistar audiencias no es nada fácil y yo estoy determinada a hacerlo un paso a la vez, un video a la vez, un trazo a la vez.

Lo que quiero es mejorar, aprender y hacer de mi trabajo una herramienta que me ayude a salirme de lo convencional: un escritorio de 8 horas que mata cualquier sueño que pueda tener. También quiero documentar mis pasos, mis avances, mis conceptos creo que algo bueno saldrá de todo el gran esfuerzo que hago. Y si al final mi audiencia son 5, 10, 50 personas pues que bien, eso me dará la fuerza para conquistar mi introversión y mis complejos.

Los videos son públicos en perfil NW PB. También espero activar mi canal de You Tube y publicar nuevos videos.

Mucho trabajo por delante, pero me siento decidida a hacerlo. Gracias por visitar.

9 de septiembre de 2016

Cometa



Hay un triángulo formado en el cielo hace varios días. Un triángulo de planetas y estrellas. Una alineación mágica y habitual. Cada cierto tiempo se agrupan las estrellas y los planetas para enlazar curiosidades y misterios. Para regalarnos un momento de lo que estamos hechos. 

Se dará cuenta la gente?  Cuánto hay de profundo en lo cotidiano del universo. Será que soy tan efímera ( y en verdad lo soy) que la maravilla de un simple triángulo estelar me llena de una alegría entusiasta y honda, adentro en lo profundo los anhelos de algo distante muy distante me iluminan y me nostalgia como si así se pudieran conjugar verbos del horizonte y más. 

Algo en lo oscuro. Algo en lo lejano. Algo en el golpe centrífugo de mi cuerpo celeste y terrenal mitad fango y mitad agua, pero agua sala y oceanica. Algo se prende y centellea como una mínima luz que trae consigo colas lumínicas y cometas. 

Entonces comprendo que este cuerpo efímero y celeste también tiene dibujos y presagios. Y que al final simplemente soy ilustradora, cometa, piedrecita fugaz, hoja, animal y planta. 

• las ilustraciones son digitales y se llaman: Niña cometa II y Niña cometa I. 

6 de septiembre de 2016

Septiembre

"Cuando te conviertes en una de tus ilustraciones"...dibujo digital, por NWPB.

Todo lo contenido en agosto, se disuelve. 

Y nos baña con todas las lluvias posibles. Todo se limpia. Con-tenemos el final, lo anunciamos, el otoño y su manera de morir tan hermosamente predecible. Somos ciclos, hoy leí, que cambiamos cada 10 o 7 años. Yo cambio cada segundo, y cada 10 y cada 7 y a cada brisa huracanada. Tengo el alma de planetas a miles años luz y una raíz profunda en la tierra. Tengo mis lecciones de vida marcadas como azotes, estoy llena de preguntas, aún no me conozco del todo. 

Anoche vi Human, es raro el llanto en mi, ya es raro... pero lloré todos los adentros, todo lo contenido. Vi tanta belleza y tanta destrucción y me fui a la cama  preguntándome cual es mi propósito, cómo puedo saberlo, cómo lo reconozco, cómo lo encuentro... Me espera un largo camino para saberlo, quizás  algún día. No me preocupo. Ya dejo que las cosas importantes y no tanto lleguen si quieren llegar. 

Hasta hace un mes me sentía increíblemente perdida. Cuál es mi lección o cuántas lecciones son necesarias para destruirme, aprender, aplicarme, con-tener, disolver, reconstruir, romper, volver a ser. Ya voy teniendo una noción. Este año ha sido de tanta neblina. Todavía no hay luz. Solo tanteos en una oscuridad habitable.

Lo único que me salva es el papel. Y todo lo posible, es decir: trazos y pinturas. 








26 de agosto de 2016

Mientras tanto


Agosto qué largo eres. Me parece que han pasado meses en tus semanas. Algo que no acaba, lento en las piezas que se rompen. Lento en los días iguales. Todo parece un letargo de paciencias y mientras más desespero más rápido el quiebre. 

Cuento como quién no quiere la cosa, los meses de este año. Sí, yo a veces sueño con los finales. Así es que espero con ansias tu final. Nada personal, agosto, es que ya no quepo en tanta tristeza.


Y mientras tanto, para no provocar que los pedazos aumenten más su quiebre, le pido a mis ideas, a esta inquietud por hacer. Le pido o mejor dicho me envuelvo en el breve instante que dispongo para escribir y dibujar. Si. Porque de algo estoy segurísima. Nada ni nadie me va a detener. 


Me dolerá la vida pero no me va a detener. Y este empeño por hacer y aprender es un motorcito tipo tugboat que arrastra dentro de mí creatividades e imágenes. Mi imaginación es más fuerte que todo. Y así voy practicando mis ilustraciones y collage digitales. Frente a mi pequeña tableta y laptop ( con YouTube para tutoriales) voy "soltando la mano" y de paso infinitas tristezas y pesares. 



 Todo parece una rima y juro que no ha sido con intención. Algunas de estas imágenes están disponibles en Society 6 como impresos y productos. Mientras tanto...yo dibujo.